922 509 158 - 7:30 - 16:00h Lunes - Jueves | 7:30 - 13:30h Viernes

Un rociador automático, también conocido como sistema de rociadores contra incendios, es un dispositivo de seguridad activa diseñado para controlar y extinguir incendios de manera automática.

¿En qué consiste un rociador automático?

Consiste en una red de tuberías conectadas a un suministro de agua o líquido retardante de fuego, y cada tubería está equipada con rociadores que liberan ese líquido cuando se detecta un incendio. El sistema funciona de manera automática, sin necesidad de intervención humana, y puede cubrir áreas extensas de un edificio.

Consta de tres partes principales: la fuente de agua o líquido retardante de fuego, la tubería de distribución y los rociadores. La fuente de agua o líquido retardante de fuego está conectada a la tubería de distribución que se extiende por todo el edificio, y los rociadores están instalados en lugares estratégicos a lo largo de la tubería.

¿Cómo se activa el rociador automático?

Cuando se produce un incendio, el calor intenso de las llamas hace que el aire cercano a los rociadores se caliente y se expanda, lo que provoca que se rompa un elemento fusible o se active un bulbo de vidrio en el rociador más cercano al fuego. Esta ruptura o activación provoca la apertura de una válvula en el rociador, permitiendo que el agua o líquido retardante de fuego se rocíe sobre el área afectada.

Rociador automático - Drexmin

¿Para qué sirve el líquido retardante?

El líquido retardante de fuego liberado por los rociadores ayuda a enfriar y extinguir las llamas, controlando la propagación del fuego y reduciendo los daños en la propiedad y las posibles lesiones o pérdidas de vidas humanas. Los rociadores automáticos son capaces de detectar y extinguir incendios rápidamente, lo que los convierte en una herramienta eficaz para la prevención y control de incendios.

Los rociadores automáticos son altamente efectivos y se utilizan en una amplia variedad de entornos, incluyendo edificios comerciales, industriales, residenciales y en espacios públicos. Además, son una medida de seguridad requerida por muchas normativas de seguridad contra incendios en todo el mundo.