922 509 158 - 7:30 - 16:00h Lunes - Jueves | 7:30 - 13:30h Viernes

En la protección contra incendios, los sistemas de detección de incendios son fundamentales para la seguridad de las personas y la preservación de bienes materiales. En nuestra biblioteca técnica pueden encontrar qué es un sistemas de detección de incendios analógico y sus diferencias con uno convencional. Aquí detallaremos las características del segundo más en profundidad.

¿Qué es un sistema de detección de incendios convencional?

Un sistema de detección de incendios convencional es un tipo de sistema diseñado para detectar y alertar sobre la presencia de fuego o humo en una instalación. Su principal característica es que divide la instalación en varias zonas, cada una conectada a un conjunto de detectores y dispositivos de alarma.

Funcionamiento de un Sistema de Detección de Incendios Convencional

Zonas de detección

La instalación se divide en varias zonas, cada una de las cuales tiene su propio cableado y conjunto de detectores. Así, cada zona está conectada a una central de alarma que supervisa los detectores de esa zona.

Detección y alarma

  1. Cuando un detector detecta humo o calor, envía una señal a la central de alarma.
  2. La central de alarma identifica la zona de la que proviene la señal y activa una alarma general para alertar a los ocupantes del edificio.

Identificación por zona

  • El sistema solo puede identificar la zona en la que se ha producido la alarma, pero no el detector específico dentro de esa zona.
  • Esto significa que, si se activa una alarma, el personal de seguridad deberá inspeccionar toda la zona para localizar el origen del incendio.

Dispositivos conectados

Además de los detectores de humo o calor, en cada zona puede haber otros dispositivos como pulsadores manuales, que permiten a los usuarios activar la alarma de forma manual en caso de detectar un incendio.

Ventajas de los sistemas de detección de incendios convencionales

Mantenimiento más fácil

La simplicidad de estos sistemas permite un mantenimiento más sencillo y menos costoso.

Simplicidad

Su diseño y funcionamiento son más simples, lo que facilita su instalación y el manejo por parte del personal no especializado.

Más económicos

Generalmente son más económicos tanto en la instalación como en el mantenimiento, lo que los hace ideales para pequeñas y medianas instalaciones.

La elección entre un sistema convencional y uno analógico depende en gran medida de las características específicas de la instalación y de las necesidades de seguridad. Para pequeñas instalaciones con un presupuesto ajustado, un sistema convencional puede ser suficiente. En cambio, para grandes edificios con múltiples áreas de riesgo, un sistema analógico ofrecerá una protección más completa y eficiente.