922 509 158 - 8:00 - 16:00h Lunes - Viernes

Los sistemas de control de humos y calor son una de las medidas de prevención básicas para evitar o reducir al máximo los daños derivados de un incendio.

Para llevar a cabo un control efectivo de humos, es necesaria la instalación de un sistema de extracción en combinación con una serie de detectores de humo, cuyo principal objetivo será alertar a los usuarios del fuego y facilitar las posibles vías de evacuación.

Sistemas de control de humos y calor ¿en qué consisten?

Los sistemas de control y evacuación de humos son aquellos mecanismos cuyo objetivo es proteger las vías de evacuación dentro de un edificio mediante la contención y extracción de los humos hacia el exterior, garantizando así la seguridad de los ocupantes durante la evacuación ante un posible incendio.

Se trata de una medida considerada como básica para minimizar todo lo posible los riesgos y consecuencias del fuego y reducir los daños de bienes y personas.

bombero - Sistemas de control de humos y de calor

Las grandes concentraciones de humo ayudan a la propagación del fuego, bloqueando las posibles vías de salida y dificultando el proceso de evacuación.

La presencia de estos sistemas de control de humos y calor facilitan la labor de los bomberos, reduciendo los efectos térmicos y favoreciendo así la seguridad de la estructura del edificio.

Normativa aplicable a los sistemas de control de humos y calor: UNE 23585

Actualmente es la UNE 23585 (Normativa de seguridad contra incendios. Sistemas de control de humo y calor) la encargada de regular los mecanismos de extinción de incendios diseñados para controlar los efectos del humo y las altas temperaturas.

Esta normativa establece cuáles deben ser las medidas específicas para compartimentar el incendio, limitándolo por sectores y evitando así su expansión descontrolada por todo el edificio, con el objetivo de facilitar su evacuación.

Tipos de sistemas de control de humos y calor

Los SCTEH se pueden dividir en diferentes grupos, dependiendo de su funcionamiento: Sistemas de flotabilidad de los gases calientes, sistemas de presurización horizontal, sistemas por presión diferencial, y sistemas por ventilación horizontal.

Sistemas de presurización horizontal

Los sistemas de presurización horizontal tienen como objetivo limitar la propagación entre diferentes espacios a través de resquicios o puertas abiertas.

Para ello, utilizan un sistema que ejerce una presión diferencial selectiva respecto a la zona donde se haya localizado el incendio.

Además de la normativa UNE 23585, la instalación de dispositivos de presurización horizontal debe estar certificada por la norma UNE EN 12101-6.

Sistemas de flotabilidad de los gases calientes

Este tipo de dispositivos para el control de humos y calor se basan en una estrategia de flotabilidad de los gases calientes que se aplica en edificios con techos elevados.

Compuestos por una serie de aberturas (aireadores naturales) o equipos mecánicos de extracción, la evacuación del humo se produce gracias a la instalación de barreras para su control y al uso de ventiladores mecánicos.

Estos equipos deben cumplir lo establecido por la UNE 23585 en cuanto a sus dimensiones, instalación y mantenimiento, con el objetivo de evacuar el humo y mantener la temperatura media de los humos en niveles óptimos.

techos altos - Sistemas de control de humos y de calor - Drexmin

Sistemas por presión diferencial

Los sistemas de control por presión diferencial están diseñados para evitar la propagación del humo en espacios muy reducidos o estrechos, como el caso de túneles o aparcamientos.

Su objetivo es poder delimitar la propagación del humo facilitando el acceso de los bomberos hasta el foco del incendio, así como su actuación en condiciones seguras.

El diseño de diferentes estrategias para sistemas de control por presión diferencial se realiza por ingenieros siguiendo normativas como la norma inglesa BS 7346-7 (apartado 10) o la belga NBN S 21-208-2.

Sistemas por ventilación horizontal

Por último, los sistemas de control de humos y calor por ventilación horizontal se componen de todos aquellos mecanismos que facilitan la extracción del humo en el mismo momento e inmediatamente después de que se produzca un incendio.

Su diseño se realizará en función de las dimensiones del edificio, ya que debe calcularse su capacidad de extracción así como el número de renovaciones de aire por hora.

Normalmente este tipo de sistemas suelen instalarse en aparcamientos con el objetivo de cumplir con el Código Técnico de Edificación – CTE.

¿Cómo debe realizarse su mantenimiento?

Tanto el procedimiento de instalación, como la puesta en marcha y mantenimiento de los sistemas de control de humos y calor debe realizarse por un equipo de instaladores expertos que tengan en cuenta las características de la edificación así como los sistemas de control necesarios en cada caso concreto.

Se recomienda comprobar al menos cada tres meses que no haya ninguna obstrucción en las vías de evacuación ni cambios en la configuración del edificio.

Además, cada seis meses es preciso verificar que todos los sistemas funcionan correctamente mediante una activación manual, y, una vez al año, se realizará una activación manual y otra automática de los sistemas.

Por último, es muy importante asegurar una adecuada ventilación que evite en la medida de lo posible que se produzcan intoxicaciones derivadas de una inhalación prolongada de humos o gases.

Los sistemas de detección y control son básicos para la prevenir o reducir al máximo las consecuencias ante un posible incendio. En Drexmin somos expertos en la instalación de sistemas de control de humos y calor con el objetivo de proporcionar una extinción y una evacuación seguras.