922 509 158 - 8:00 - 16:00h Lunes - Viernes

En el entorno doméstico, la seguridad eléctrica es una prioridad ineludible. Entre las potenciales amenazas, los cortocircuitos se destacan como una de las situaciones más comunes y, a veces, desafiantes de abordar: las diferentes situaciones que pueden dar lugar a cortocircuitos en una casa, cómo prevenirlos en cada caso y las acciones a tomar en caso de que ocurran.

Causas de los cortocircuitos en el hogar

Los cortocircuitos pueden surgir por diversas razones, y entender las situaciones que los propician es fundamental para tomar medidas preventivas adecuadas.

Cableado defectuoso

Instalaciones eléctricas deterioradas, cables pelados o conexiones inseguras son causas frecuentes de cortocircuitos.

Un cable pelado o defectuoso puede provocar un cortocircuito debido a que quedan expuestos los conductores eléctricos, permitiendo que entren en contacto directo entre sí o con otros objetos conductores.

Esto puede dar lugar a una vía de baja resistencia para la corriente eléctrica, lo que provocaría un cortocircuito. Además, se pueden dar los siguientes casos:

cableado defectuoso cortocircuitos
  • Contacto con objetos conductores: Si un cable pelado entra en contacto con objetos metálicos u otros conductores, puede crear una conexión no deseada.
  • Riesgo de arcos eléctricos: La exposición de los conductores puede aumentar el riesgo de arcos eléctricos, especialmente en presencia de materiales inflamables. Los arcos eléctricos pueden generar calor intenso y chispas, lo que podría provocar un incendio.

Es fundamental evitar que los cables estén pelados y asegurarse de que tengan el aislamiento adecuado para prevenir cortocircuitos y riesgos eléctricos. Los cables deben instalarse y manipularse con cuidado para evitar daños en el aislamiento, y cualquier cable dañado debe ser reparado o reemplazado de inmediato por profesionales cualificados. Realizar inspecciones periódicas y reparar cualquier daño es crucial para evitar problemas.

Dispositivos dañados

Los electrodomésticos o dispositivos electrónicos defectuosos pueden generar cortocircuitos debido a:

  • Aislamiento defectuoso: Si hay problemas con el aislamiento de los cables eléctricos dentro del electrodoméstico, podría haber contacto entre cables de diferente polaridad, lo que lleva a un cortocircuito.
  • Componentes eléctricos internos dañados: Resistencias, condensadores u otros componentes eléctricos pueden dañarse o fallar con el tiempo. Esto puede provocar un mal funcionamiento en el flujo de corriente y causar cortocircuitos.
  • Fallas en el cableado interno: Si hay problemas en la conexión interna de los cables dentro del electrodoméstico, como cables pelados o conexiones sueltas, puede ocurrir un cortocircuito.
  • Sobrecarga eléctrica: Si un electrodoméstico recibe más corriente de la que puede manejar debido a problemas en la red eléctrica o a un mal diseño del aparato, puede provocar un cortocircuito.
  • Defectos en el diseño o fabricación: Los errores cometidos durante el diseño o la fabricación de un electrodoméstico o dispositivo pueden resultar en componentes mal ensamblados, soldaduras deficientes o materiales de baja calidad, lo que aumenta la probabilidad de cortocircuitos.

La revisión regular de estos dispositivos y su reemplazo o reparación tan pronto como se detecten son medidas preventivas esenciales.

Sobrecarga de circuitos

regleta cortocircuito hogar

Conectar demasiados dispositivos a un solo enchufe o circuito puede provocar una sobrecarga, generando un cortocircuito. Es esencial respetar la capacidad de carga de cada circuito y distribuir adecuadamente los aparatos eléctricos.

Las regletas (simples, accesibles, de protección o multiconexión) nunca se deben enlazar una regleta con otra; Y el número máximo de enchufes permitidos en una misma extensión es de tres juegos por cada extensión y enchufe.

Condiciones ambientales adversas

Los ambientes húmedos o la presencia de agua cerca de enchufes y equipos eléctricos aumentan el riesgo de cortocircuitos principalmente debido a la conductividad del agua y a la capacidad del agua para disolver sustancias conductoras.

  • Conductividad del agua: El agua es un buen conductor de electricidad y cuando hay agua cerca de enchufes o equipos eléctricos, aumenta la probabilidad de que la corriente eléctrica se desplace a través del agua; creando una vía de menor resistencia y generando cortocircuitos.
  • Corrosión: La corrosión debilita las conexiones y puede crear puntos de alta resistencia que generan calor adicional, aumentando el riesgo de cortocircuitos.
  • Electrólisis: En presencia de agua y electricidad puede producirse electrólisis, la descomposición de sustancias conductoras en iones. Esto puede provocar la formación de depósitos conductores no deseados, creando condiciones propicias para cortocircuitos.

Se deben instalar enchufes y dispositivos eléctricos adecuadamente sellados y ubicarlos lejos de áreas propensas a la humedad. Además, se deben seguir las normativas y recomendaciones de seguridad eléctrica para garantizar la protección contra cortocircuitos y otros peligros eléctricos en ambientes húmedos. Mantener las áreas secas y utilizar dispositivos a prueba de agua en los entornos apropiados reduce este riesgo.

Si quieres saber cómo extinguir un fuego eléctrico, o varios consejos sobre cuidar tus aparatos eléctricos en verano puedes encontrar más información en nuestro Blog o en nuestra Biblioteca Técnica. La prevención y la acción rápida son clave para gestionar los cortocircuitos en el hogar. Adoptar prácticas seguras, realizar inspecciones regulares y buscar ayuda profesional  como el equipo de Drexmin cuando sea necesario son pasos esenciales para mantener la seguridad eléctrica en nuestro entorno doméstico. La conciencia y la acción proactiva son la base para un hogar eléctricamente seguro.