922 509 158 - 7:30 - 16:00h Lunes - Jueves | 7:30 - 13:30h Viernes

Cuando pensamos en combatir un incendio, a menudo lo primero que viene a la mente es el agua. Es un recurso básico y ampliamente disponible que hemos visto en acción en innumerables películas y programas de televisión. Sin embargo, lo que muchos no saben es que en ciertas situaciones, el agua puede no ser la mejor opción y, de hecho, podría empeorar las cosas. Entender cuándo no se debe utilizar agua en un incendio es crucial para garantizar la seguridad tanto de las personas como de los bienes materiales.

Incendios de clase C: Eléctricos

Los incendios de clase C son aquellos que involucran equipos eléctricos energizados, como paneles de control, electrodomésticos, o cableado eléctrico. En estos casos, el agua puede conducir la electricidad y aumentar el riesgo de descargas eléctricas para quienes intentan combatir el fuego.

Qué se puede utilizar

En lugar de eso, se deben utilizar extintores diseñados específicamente para incendios eléctricos, como los de polvo químico seco o dióxido de carbono.

Incendios de clase D: Metales combustibles

Los incendios de clase D involucran metales combustibles como magnesio, titanio, sodio y potasio. Utilizar agua en este tipo de incendios puede tener consecuencias peligrosas, ya que algunos metales reaccionan violentamente con el agua, liberando hidrógeno inflamable u otros gases peligrosos.

Qué se puede utilizar

En lugar de eso, se necesitan agentes extintores especiales diseñados para apagar incendios de metales, como el polvo de grafito, el polvo de sodio o el polvo de talco.

Incendios de clase K: Aceite y grasa

Los incendios de clase K se refieren a aquellos de aceite y grasa, comúnmente encontrados en cocinas comerciales y residenciales, son otro escenario en el que el agua puede ser contraproducente. Al agregar agua a un incendio de aceite o grasa caliente, el agua puede expandirse rápidamente, creando una explosión de vapor que dispersa el aceite o la grasa ardiente y provoca una propagación aún mayor del fuego.

Qué se puede utilizar

En su lugar, se recomienda utilizar un extintor de incendios especializado en líquidos inflamables, como un extintor de espuma o un extintor de polvo químico seco.

Cuándo sí se puede utilizar el agua

Cuando el fuego sea de clase A: vidrio, papel, tela, madera; y clase B: líquidos hidrosolubles, y en líquidos no polares su utilización se recomienda con aditivos y siempre pulverizando el agua

Mientras que el agua es un recurso invaluable para combatir incendios en muchos casos, hay situaciones específicas en las que su uso puede ser contraproducente o incluso peligroso. Conocer los tipos de incendios en los que no se debe utilizar agua y estar preparado con los equipos extintores adecuados puede marcar la diferencia entre controlar el fuego con éxito y enfrentarse a una situación aún más grave. La seguridad siempre debe ser la máxima prioridad al enfrentar cualquier emergencia de incendio.

Cuándo no es buena idea utilizar agua en un incendio - Drexmin